Mi peculiar relación con el cigarro

Sí, soy fumador, un tipo rebelde, comencé a inhalar humo hace ya cosa de cuatro o cinco años aproximadamente, estoy hablando de una época llamada adolescencia, o como yo la llamo “época jilipollas”, fueron buenos tiempos.

¿Por qué empecé a fumar?, la verdad es que no tengo una repuesta exacta a la pregunta, pero si una aproximación, puede ser que viera en el cigarro un encanto especial, la idea de hacer algo mientras mantienes una agradable charla con un amigo o esperas el autobús me atraía, por no hablar de esos momentos de relajación, unas caladas en la ventana o en la terraza. Incógnitas como ¿Qué sabor tendrá? o ¿Qué efectos tendrá? Me seducían profundamente, por no hablar la de formas que había de sujetarlo para derrochar aires sofisticados.

Después de todo lo dicho evidentemente empecé a fumar, por supuesto como un auténtico chiquillo. Aún recuerdo irme con los amigos a enrevesados lugares del pueblo a encender el cigarro y echar unas cuantas caladas con un buen puñado de chicles para luego. Después tocaba ir a casa con esa extraña sensación de haber hecho algo malo, por supuesto con un aliento más fresco que la escarcha.

Tras una temporada con situaciones parecidas a la descrita llego el día que con diecisiete años supe que el rollo me gustaba, así que me compre mi “primer paquete” y dios que rápido y a gusto me lo fume, tanto que antes de que el pitillo acabado tocase el suelo ya tenía otro encendido, tan veraz como todo lo que estoy contando, solo tenéis que preguntar a mis amigos más allegados.

Luego del primer paquete llegaría el siguiente, y así eh sumado un gran número de ellos hasta el día de hoy, adoro fumar, simplemente me encanta, y eso que eh experimentado ponerme tan tibio de nicotina y alquitrán hasta los límites de dolor de cabeza y ganas de echarlo todo al suelo, también lo llamo “poco control”, lamentablemente fumar es dañino para el cuerpo humano, tanto que hace ya cosa de un año decidí poner fin a mi compulsiva forma de consumir tabaco que tanto me gustaba.

Pero ¿Qué tal me ha ido?, simplemente genial, dicen que “quien quiere puede”, lo eh comprobado de primera mano con el tabaco, eh ganado una batalla a esta adorable adicción, pase de fumar una media de medio paquete diario y dos el fin de semana a una cosa de diez cigarros a la semana, concentrados la mayor parte de ellos el fin de semana. La guerra no creo que la gane nunca, me gusta fumar y pienso seguir haciéndolo, con control, a sabiendas que es malo también hay que tener en cuenta que la vida son dos días, y en ellos también hay tiempo para los malos vicios, por supuesto con cabeza.

Podría escribir muchísimo más sobre esta tentación, de hecho lo are, tratando temas concretos, pero creo que por hoy basta.

“La vida son dos días, aprovéchalos con cabeza”

Anuncios

El paso del tiempo

Es nuestro amigo a la vez que enemigo, no entiende de clases ricas o pobres, es igualador y sobre todo valioso, o al menos así debiera ser. Personalmente creo que está directamente relacionado con la vida, cada uno define vida como quiere, para mí es el “periodo de tiempo limitado en el que existimos, siendo un ser vivo de cierta inteligencia en lo que llamamos realidad” me gustaría profundizar más en la definición pero lo are en otra ocasión, sigamos, con esta “definición de vida” la conclusión que saco de “el paso del tiempo” es que debo aprovecharlo como pueda, con lo que soy, y en el entorno que me ha tocado vivir.

“Se feliz y haz feliz a los demás”


El comienzo

Buenas, hoy inauguro mi blog, “Llamadme rebelde si queréis”, en el escribiré pequeñas ideas y reflexiones que me pasan por la cabeza sobre la vida, así como curiosidades y temas que considere interesantes. El blog lo hago sin ningún motivo en especial, y si lo tengo, no sé cuál es. Solo espero que pases un rato agradable y entretenido, tal vez lo que leas te sirva para algo, al menos para echarte una carcajada.

Soy un chico joven, o al menos eso creo, mi caminar sobre la vida es sencillo y humilde, dos cualidades que me encantan y que aprecio mucho de la gente, mi meta es ser feliz cada día.

“Hoy doy comienzo a mi pequeña aventura”